TRAS 2 EXPLOCIONES SPACEX SERÁ SUPERVISADA POR LA FAA AMERICANA

Estos meses, Spacex ha realizado una serie de pruebas con el prototipo de naves más grandes que han creado: el Starhip.

El Starship es la nave con la que Spacex pretende llevar seres humanos a la Luna y al planeta Marte. El SN9 es el segundo intento fallido en casi 2 meses después de la explosión con el SN8, el cuál realizó la prueba en diciembre del 2020.

La prueba con el SN8 no salió del todo bien en el aterrizaje y volvieron a sufrir una falla en el aterrizaje el pasado martes en las pruebas realizadas con el SN9.

El modelo Starship Serial Number 9 está diseñado para llevar a bordo un centenar de tripulantes y alrededor de unas 100 toneladas métricas de carga.

La nave fue impulsada por 3 motores modelo Raptor, y alcanzó unos 1o metros de altura. Sin embargo el SN9 se estrelló al intentar aterrizar en Boca Chica, Texas, en la base de la compañía en mismo el estado en un poco más de 6 minutos de penas haber iniciado su vuelo.

John Insprucker dijo que Spacex debía trabajar un poco más en el aterrizaje y que a pesar del incidente se recopiló una gran cantidad de información importante para los próximos vuelos.

Este turbulento aterrizaje ha llamado la atención de la Administración Federal de Aviación (FAA) de Los Estados Unidos quienes ahora quieren supervisar una investigación sobre el incidente.

Lo que pretende la FAA con esta investigación es garantizar la seguridad de futuros vuelos “a medida que se desarrolle el programa”. Para lograrlo, el objetivo es explorar oportunidades de mejora y desarrollo al encontrar el origen de esta falla.

Al parecer, lo que provocó el accidente al momento de aterrizar fue porque un motor raptor de los 3 que posee el SN9 no se encendió. Obviamente el cohete se desestabilizó y no logró el aterrizaje vertical y explotó al chocar contra la superficie.

Se espera que el cohete pueda ser reutilizable y el SN10 está listo para despegar.